Relatos Caninos

Una experiencia real de una persona que por ayudar a un gato vagabundo, no solo lo adoptó, sino que aprendió a ayudar a otros animales necesitados.

Para muchas personas la única forma de adquirir un animal es comprándolo, sin saber que existen muchos animales sin hogar en condiciones deplorables de hambruna, enfermedades o lastimados. Pero cuando descubren que pueden cambiar el destino de un animal sin hogar, descubren que así también el mundo puede ser transformado… para bien.

Comprar un perro

Saraí pudo hacerse de un lugar cómodo donde vivir y donde pudiera tener un perro. Ese día llegó cuando al pasar por un criadero de chihuahuas, su esposo le compró un cachorro, el cual fue muy especial porque, como ella misma recuerda, fue “el último perro que compré”. Al poco tiempo de entrar a trabajar en una empresa, afuera del lugar se topó con una gata de escuálido…

Ver la entrada original 663 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s